Patas de Gallo con Botox. El fin de las arrugas de expresión

Di adiós a las patas de gallo con botox

La toxina botulínica no deja de estar de moda. Fanáticos y detractores suben a la palestra a diario la idoneidad de eliminar las antiestéticas patas de gallo con bótox. Fuera de toda duda está la eficacia de la toxina más emblemática en el campo de la estética.
Hoy vamos a hablarte de todo lo que tienes que saber sobre la toxina botulínica (muy conocida con el nombre comercial de bótox) y sus efectos sobre las arrugas radiales presentes en el lateral ocular (comúnmente conocidas como patas de gallo).

Es una de las soluciones más efectivas contra el envejecimiento facial. Diversos tratamientos realizados de forma incorrecta con la toxina botulínica y el desconocimiento de su verdadero potencial por parte de la población en general le hicieron granjearse cierta fama negativa.
Nada más lejos de la realidad. El tratamiento con bótox en pata de gallo es uno de los métodos más efectivos y seguros de la medicina estética. La mejora de las arrugas de expresión generadas por el músculo orbicular de los ojos es más sencilla que nunca gracias a la toxina botulínica.

Patas de gallo botox
Médico realizando el tratamiento de eliminación de las patas de gallo utilizando botox

¿Qué es la toxina botulínica?

Es más conocida con el nombre comercial de bótox. La toxina botulínica es una sustancia purificada en laboratorio que facilita la relajación temporal de la zona muscular en la que se aplica. Los tratamientos con bótox consisten en micro-inyecciones de toxina botulínica que atenúan las arrugas de expresión de forma inmediata y con grandes resultados.

La efectividad del bótox en las patas de gallo ha aumentado la demanda de los tratamientos de rejuvenecimiento del rostro, incluyendo la zona del entrecejo y la frente. Sin duda, su fama está más que probada. La toxina botulínica permite el tratamiento de arrugas faciales de forma efectiva y sencilla como medida de contención del envejecimiento facial. Su uso está extendido a pacientes con franjas de edades menores de 30 años y que superan con creces los 80.

Hombres y mujeres se han rendido ya a la magia del bótox en el ámbito de la estética. Y es que los tratamientos de patas de gallo con bótox son de los procedimientos más demandados para reducir considerablemente las arrugas estéticas en el contorno de los ojos de forma rápida, eficaz y, sobre todo, sin ningún tipo de efectos secundarios. Disminuye las arrugas de expresión conservando la expresividad y naturalidad de tu mirada con un tratamiento para eliminar las antiestéticas patas de gallo con bótox.

En la Clínica Ana Herráiz somos especialistas en la aplicación de toxina botulínica para la eliminación de arrugas dinámicas, aplicando las indicaciones y la dosificación adecuada para cada caso y asegurando las cantidades exactas para conseguir los resultados deseados de forma natural.

¿Qué son las patas de gallo?

Patas de gallo es el nombre común con que se conocen las arrugas radiales que aparecen en la zona lateral exterior de los ojos debido a la gesticulación y a los movimientos faciales. Se trata de arrugas muy suaves y finas en origen que pueden derivar en marcas profundas con el paso de los años.

Este tipo de surcos, conocidos como arrugas dinámicas, aparecen debido a la contracción del músculo orbicular del ojo, siendo especialmente significativas y precoces debido a hábitos poco saludables y la exposición solar. En contra de lo que pueda parecer, las conocidas patas de gallo no son exclusivas de las personas mayores, sino que pueden presenciarse en personas más jóvenes debido a una mayor expresividad. De hecho, es a partir de los 35 años cuando es frecuente observarlas de forma evidente sin mediar ningún tipo de gesticulación.

Aunque el mejor tratamiento contra las patas de gallo es la prevención y el cuidado de la piel mediante el uso de productos hidratantes adecuados y hábitos de vida saludables, es posible disminuir la presencia de estas arrugas con ayuda de la toxina botulínica.

Eliminar las patas de gallo con bótox

La eliminación de las arrugas radiales es posible gracias a diferentes tratamientos, todos con resultados efectivos. Pero, sin duda, el procedimiento más exitoso y demandado por los pacientes es el bótox para pata de gallo. Mediante la relajación de los impulsos nerviosos musculares con las microinyecciones de toxina botulínica es posible reducir notablemente marcas de expresión como las patas de gallo. El uso del popular bótox permite incidir directamente sobre el origen del problema, consiguiendo un efecto natural inmediato.

En la Clínica Ana Herráiz realizamos un estudio exhaustivo de la piel de cada paciente, valorando las necesidades estéticas y contemplando sus expectativas para ofrecerle el mejor tratamiento. A través de un plan personalizado se realiza el tratamiento con toxina botulínica, bien sea de forma exclusiva o complementariamente a otra técnica, para conseguir los resultados deseados y recuperar una mirada más radiante y fresca en hombres y mujeres.

¿Cómo actúa el bótox en las patas de gallo?

La toxina botulínica anula el movimiento muscular impidiendo que exista tensión y se evidencien las arrugas. El tratamiento con bótox en patas de gallo permite mantener un aspecto más natural y expresivo al inhabilitar la acción del músculo orbital.

Resultados y duración de la toxina botulínica contra las arrugas dinámicas

Los tratamientos mediante inyección de bótox en el área ocular consiguen una eliminación eficaz de las arrugas, proporcionando un aspecto rejuvenecido y permitiendo conservar la naturalidad y la expresividad facial.
En tan solo 6 o 7 días desde la inyección de toxina botulínica empieza a notarse el efecto, que se mantiene entre 4 y 6 meses después. Estos datos son bastante genéricos, ya que la visibilidad del efecto y su duración es dependiente de las características particulares de cada paciente.

En las clínicas de Estética se realizan este tipo de procedimientos utilizando materiales de primera calidad que garantizan los mejores resultados y permiten una mejora sustancial de las expresiones faciales y la corrección de las arrugas dinámicas para obtener un aspecto más rejuvenecido.

En tan solo 15 minutos es posible lucir un rostro casi perfecto gracias a la disminución de la contracción de las fibras del músculo ocular. Además, la eliminación de las patas de gallo con bótox permite retrasar la conversión de las arrugas de expresión en arrugas estáticas.

Cuándo realizar un tratamiento con bótox en arrugas de expresión

No esperes. Mucha gente piensa que solo es necesario eliminar las patas de gallo con bótox cuando ya han aparecido. En realidad, como en casi todo, la prevención es el mejor tratamiento. La efectividad de un tratamiento “bótox pata de gallo” es mayor cuando se realiza de forma preventiva que a modo de corrector. De hecho, la cantidad de toxina botulínica es inferior cuando se busca retrasar la aparición de arrugas, obteniéndose resultados aún más naturales y minimizando la acción de eliminación cuando ya estén presentes.

 

Patas de gallo botox
Detalle de Tratamiento de Patas de gallo con Botox

 

Mitos y realidades sobre el bótox y las patas de gallo

Miedo a parálisis faciales o a resultados artificiales. La mayoría de los pacientes comparten esa incertidumbre, además de un gran desconocimiento sobre el verdadero potencial de la toxina botulínica y su aplicación. Por eso es tan necesario desmontar algunos falsos mitos sobre esta sustancia y aclarar su verdadero potencial y la realidad sobre los efectos secundarios de su aplicación.

En contra de lo que se rumorea, la toxina botulínica no hincha ni aporta volumen a ninguna zona del rostro. De hecho, su uso está basado en la relajación de la musculatura encargada de la mímica facial. Como adelantamos, el objetivo de realizar un tratamiento de eliminación de las patas de gallo con bótox es evitar la contracción muscular para reducir la producción de arrugas en la zona ocular. Es decir, la suavización de arrugas manteniendo la movilidad de forma controlada.

Lo que se busca, en definitiva, es tener “buena cara” sin que se aprecie ningún tipo de intervención. De ahí que el mito de que el bótox te deja sin expresión o que sus resultados son visiblemente artificiales no sea real. Obviamente, conseguir unos resultados naturales depende de que el tratamiento sea realizado por un profesional cualificado.

Tampoco es verdad que una vez realizado un tratamiento con toxina botulínica es necesario inyectarse bótox constantemente para evitar un empeoramiento radical. De hecho, el efecto de la toxina es transitorio y se mantiene entre los 4 y los 6 meses después de realizado el tratamiento. Las inyecciones de bótox generan una mayor formación de colágeno y elastina, por lo que la zona tratada nunca empeorará en caso de suspensión del tratamiento.

Y, por último, la adicción. La toxina botulínica no genera ningún tipo de adicción. Lo que sí enganchan son los resultados. La fidelización de los pacientes a este tipo de tratamiento radica en la satisfacción de los resultados obtenidos, de ahí que sea uno de los procedimientos estéticos más demandados. ¿A quién no le agrada verse bien?

Tratamiento estético en la Clínica Ana Herráiz

Benefíciate de los resultados de eliminar las patas de gallo con bótox solicitado una cita en nuestra clínica para un estudio personalizado de tu piel y un plan médico-estético adaptado a tus necesidades.
En la Clínica Ana Herráiz contamos con un equipo médico especializado que te ayudará a cuidar tu piel y a mimarte.
Nuestro método transversal aplicado en todos nuestros tratamientos está basado en el análisis personalizado de cada paciente y la evaluación de todas sus singularidades, teniendo en cuenta los objetivos buscados.
Pide una cita con nosotros para obtener tu diagnóstico y tratamiento individualizados y recupera la vitalidad de tu mirada con nuestros tratamientos de bótox en pata de gallo.

0 comentarios

    1. Hola Anabel. Es posible que presentes arrugas estáticas y el botox está indicado para las arrugas dinámicas. Lo mejor es que te veamos en consulta para valorar el mejor tratamiento en tu caso. Gracias por tu consulta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *