La hiperhidrosis axilar es una enfermedad que la mayoría de las personas desconocen, aunque su padecimiento está lejos de ser considerado “poco común”. Numerosos estudios indican que por lo menos tres de cada cien personas la padecen. ¿Por qué? Un porcentaje importante de especialistas plantean que puede tener relación con la genética.

Sales de la ducha, te vistes para ir a trabajar y antes de que te subas en el coche ya tienes un cerquillo de sudor en la camisa. ¿Te suena? Pues no es falta de higiene. Es una patología y tiene un nombre: hiperhidrosis axilar.

Inyección en axila para tratamiento de Hiperhidrosis axilar

Esta patología es ocasionada por la actividad desproporcionada de las glándulas sudoríparas que se ubican en la axila, con lo cual las personas que la sufren presentan una habitual sudoración excesiva.

Obviamente, esto genera mucho malestar, especialmente en aquellas personas que desconocen esta condición, sus causas, síntomas y posibles tratamientos.

¿Qué es la hiperhidrosis axilar?

La hiperhidrosis, en líneas generales, se conoce como una enfermedad caracterizada por la sudoración excesiva, particularmente cuando se está expuesto a altas temperaturas o alguna situación tensa.

Existen diferentes tipos de hiperhidrosis, pero la más común es la hiperhidrosis axilar, que representa el sesenta por ciento de los casos.

Esta sudoración excesiva se produce por la acción desmedida de las glándulas sudoríparas cuando están sometidas a la hiperestimulación nerviosa. Esto genera una reacción en cadena que llega a afectar el sistema nervioso simpático.

La sintomatología se intensifica con el estímulo que producen ciertos condicionamientos negativos, como son el estrés, la tensión emocional, la acción de sustancias o fármacos y el calor. De esta manera, queda interrumpido el papel del hipotálamo como órgano que se encarga de regular los niveles corporales de temperatura y se producen estos desagradables episodios.

Todo este caos y descontrol termina afectando la cotidianidad de las personas, desencadenando otro tipo de problemas ligados a la higiene y la autoestima. Por ello, es importante ponerse en manos de un profesional capacitado para diagnosticar y atender las necesidades de cada persona en lo que respecta a esta particular patología.

En la actualidad existen diferentes métodos y tratamientos que han demostrado elevados índices de fiabilidad para solucionar estos problemas, cambiando positivamente la vida de las personas con hiperhidrosis.

Un tratamiento para la hiperhidrosis axilar efectivo va de la mano de la responsabilidad de un tratamiento médico adecuado. Pero para tomar las medidas necesarias y cumplir con las indicaciones, es necesario saber que se padece este trastorno. Para ello, conviene saber cuáles son los síntomas de la hiperhidrosis y acudir a consulta para solucionarlo.

Causas de la hiperhidrosis axilar

Las causas de la hiperhidrosis axilar están asociadas a los alicientes térmicos o emocionales que terminan desencadenando la reacción colinérgica. Este descontrol altera las glándulas sudoríparas, con lo cual empiezan a producir sudoración excesiva.

La lista de circunstancias que producen estrés y liberan estos procesos varía considerablemente de acuerdo a cada persona. Aun así, generalmente se conoce que hay ciertos factores que suelen estar asociados al miedo o a las sensaciones negativas.

Estos factores, comúnmente, son: la obligación de expresarse en público, la sensación de ser observado, el miedo a enfrentar escenarios adversos y cualquier hecho que propicie rubor facial.

También hay que mencionar que existen algunos tratamientos farmacológicos que pueden provocar estas reacciones. No es un panorama sencillo, de allí la importancia y la necesidad de que intervenga un profesional capacitado, con la experiencia necesaria para aplicar el tratamiento para la hiperhidrosis axilar adecuado a cada paciente.

Síntomas de la hiperhidrosis axilar

Es importante conocer cuáles son los síntomas de la hiperhidrosis axilar para detectarla y ponerle la etiqueta correspondiente. Acudir al médico especialista es el primer paso para afrontar una solución.

Hay una serie de indicadores que resultan determinantes, como son:

  • La sudoración excesiva.
  • El mal olor o bromhidrosis.
  • La superinfección en la zona.

Estas molestias tienden a pronunciarse cada vez más, abriendo paso a una serie de complicaciones que en algunos casos terminan impidiendo el desarrollo de las actividades cotidianas de una persona.

La discapacidad en algunas actividades laborales y la incomodidad en el ámbito social son una realidad que tienen que afrontar las personas que padecen hiperhidrosis axilar. De hecho, en los casos de hiperhidrosis en que la sudoración llega al extremo se tiende a “mojar” los elementos que se manipulan y a empapar la ropa de forma significativa.

 

Inyección en axila de mujer para tratamiento de Hiperhidrosis axilar

Tratamiento hiperhidrosis axilar

La hiperhidrosis axilar es una patología que la medicina aborda desde un enfoque multidisciplinario. Para esto, se manejan diferentes tipos de intervenciones o tratamientos que varían de acuerdo a la intensidad y las necesidades de cada paciente.

Es importante que se aplique el método correcto y con la intensidad que corresponde, ya que esto es de vital importancia para solucionar adecuadamente los problemas de hiperhidrosis.

Y es que ponerle solución es muy importante, ya que aborda un malestar mayor que la propia superación. Como hemos mencionado, esta enfermedad puede llegar a causar discapacidad social o laboral, por lo tanto, debe ser tratada con suma profesionalidad.

Los tratamientos que se aplican en la actualidad son las inyecciones de toxina botulínica, las intervenciones quirúrgicas y los fármacos.

Hiperhidrosis axilar bótox

Aunque los casos de hiperhidrosis axilar acostumbran a cursar con levedad y requieren únicamente del uso de desodorantes con hidróxido de aluminio hidratado (antitranspirantes), existen casos severos en que el tratamiento requiere de mayor complejidad que un mero producto cosmético.

La solución pasa por las inyecciones de toxina botulínica, también conocidas como bótox para axilas.

Este procedimiento para la hiperhidrosis axilar con toxina botulínica consiste en una serie de múltiples inyecciones administradas superficialmente en la piel del medicamento utilizando una fina aguja. El tratamiento de hiperhidrosis axilar con bótox bloquea de forma efectiva el trabajo de estimulación nerviosa que inerva las glándulas sudoríparas. De esta manera, se consigue que la sudoración cese o disminuya en el área tratada.

Mediante unas 25 micro inyecciones en la zona de la axila, la toxina se distribuye de forma homogénea, permitiendo un bloqueo eficaz en la producción de sudor. Se trata de un procedimiento que apenas genera una leve molestia y consiste en una de las soluciones a la hiperhidrosis axilar mejor toleradas.

De hecho, el bótox para la hiperhidrosis axilar no requiere de ningún tipo de sedación local y el paciente puede continuar haciendo vida normal tras la administración de las inyecciones.

Efectos bótox hiperhidrosis axilar

En pocos días y durante más de seis meses, los efectos de utilizar para la hiperhidrosis axilar bótox son ya notorios. Y para un mantenimiento eficaz, basta con una sesión anual de toxina botulínica para la hiperhidrosis axilar. El exceso de sudor a raya de la manera más cómoda y eficaz.

El bótox para hiperhidrosis ha demostrado ser altamente eficaz en áreas como las palmas de las manos o las axilas. El bloqueo de la transmisión nerviosa a nivel de la unión neuromuscular ofrece resultados más que sorprendentes en apenas dos o cuatro días después de su infiltración.

Y, además de eficaz en pacientes que presentan hiperhidrosis primaria focal, usar bótox en axilas apenas arroja efectos secundarios. La fácil aplicación del tratamiento y las ligeras molestias apenas existentes lo convierten en uno de los recursos más excepcionales como alternativa a la cirugía y los tradicionales tratamientos tópicos y farmacológicos.

Sin duda, la terapia más exitosa.

Tratamiento con fármacos

En cuanto al tratamiento farmacológico, consiste en tópicos hechos a base de fármacos anticolinérgicos con preparados curtientes y astringentes. El bromuro de glicopirronio, el cloruro de aluminio, el glutaraldehído y el ácido salicílico, son otros complementos utilizados en medidas reguladas.

El objetivo es conseguir la oclusión de los conductos de las glándulas sudoríparas, por ello se debe mantener una aplicación periódica, que debe suceder en horas de la noche y con la piel seca.

Aunque los fármacos no siempre son útiles para poner fin a esta patología, para dar una respuesta firme a este problema, existe la opción que está sujeta a las apreciaciones médicas del profesional que esté tratando el caso. Esta consiste en los tratamientos sistémicos que se emplean con los siguientes complementos:

  • Clonazepam o Diazepam.
  • Bromuro de propantelina.
  • Tranquilizantes y sedantes.
  •  

Cirugía para hiperhidrosis axilar

Hoy en día se aplican diferentes procedimientos quirúrgicos y terapéuticos contra la hiperhidrosis axilar con altos niveles de efectividad. Sin embargo, la complejidad y efectos secundarios de estos tratamientos para la hiperhidrosis axilar hace que no sean la solución más favorable para intervenir sobre la patología.

A nivel quirúrgico, los casos extremos de hiperhidrosis requieren de una cirugía del nervio (simpatectomía) en la que se inhabilitan los nervios que producen la sudoración. En los casos de sudoración exclusiva en exceso en la zona de las axilas, de no darse respuesta a otros tratamientos puede ser necesaria la extracción de glándulas sudoríparas.

En muchas ocasiones, un legrado por aspiración puede ser una respuesta efectiva a la hiperhidrosis axilar.

Terapia por microondas

Este tratamiento para la hiperhidrosis consiste en la destrucción de las glándulas sudoríparas a través de la emisión de microondas mediante un dispositivo. Se realiza en diferentes sesiones que se aplican con un intervalo temporal no menor a los tres meses en citas de una duración aproximada de 20 a 30 minutos.

Dudas sobre la hiperhidrosis axilar

¿Tienes alguna duda sobre la hiperhidrosis axilar? ¿No tienes claro si el exceso de sudor que padeces puede estar relacionado con esta patología? ¡Llámanos!

En Clínica Ana Herráiz resolveremos todas tus dudas y daremos respuesta a todas las preguntas que quieras hacernos sobre la hiperhidrosis axilar u otra sintomatología que te preocupe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.