Toxina botulínica

Qué es el botox

Botox® es el nombre comercial por el que conocemos a la toxina botulínica.

La función de la toxina botulínica es disminuir la contracción muscular interrumpiendo la comunicación nerviosa por denervación química, lo que evita la formación de la arruga.

Los tratamientos con Botox persiguen la mejora y el tratamiento de las arrugas dinámicas formadas durante la contracción de la contractura de la cara: patas de gallo, frente o entrecejo.

Las terapias estéticas realizadas con botox de la forma adecuada arrojan resultados eficaces en la mejora de arrugas y líneas de expresión antiestéticas, así como señales faciales de cansancio o envejecimiento sin modificar las facciones estéticas.

Las terapias con toxina botulínica son los tratamientos estéticos más realizados a nivel mundial. Su rapidez y seguridad la han convertido en el tratamiento antienvejecimiento de mayor demanda.

 
Imagen Botox 3

Tratamiento de arrugas faciales con nuestros tratamientos personalizados con toxina botulínica en Madrid

Efectos del Botox

Las terapias con toxina botulínica producen la relajación responsable de las líneas de expresión facial y las arrugas dinámicas, además de prevenir eficazmente la prevención de nuevas arrugas consiguiendo un aspecto rejuvenecido y natural del rostro.

Mediante un proceso de denervación química, la toxina botulínica reduce la liberación de acetilcolina del nervio transmisor impidiendo la contracción muscular sin alterar el funcionamiento normal de la musculatura de la cara.

¿Cuándo hace efecto el botox?

Los tratamientos con toxina botulínica se aplican mediante una inyección subcutánea en el tercio superior del rostro, produciendo la relajación de la zona muscular sin dejar cicatriz ni causar ningún tipo de inflamación.

Este tipo de tratamiento no necesita anestesia y las sesiones son de 5 minutos de duración aproximadamente, pudiendo hacer vida normal después del mismo. Las inyecciones de toxina botulínica ofrecen resultados visibles en 4 o 5 días y una duración aproximada de 3 meses.

El tratamiento de inyecciones de botox permite obtener múltiples beneficios estéticos:

  • Eliminación de las arrugas y líneas de expresión del tercio facial superior (entrecejo, patas de gallo, frente) mediante la relajación muscular.
  • Efecto elevador o “lifting”
  • Suavizar las líneas glabelares del entrecejo.
  • Disminuir los surcos de las arrugas de la frente.
  • Rejuvenecer la mirada previniendo la caída del párpado.
  • Atenuar las patas de gallo.

Tipos de arrugas

Básicamente, la tipología de las arrugas faciales se limita a dos estándares: arrugas dinámicas y arrugas estáticas.

Arrugas dinámicas, o de expresión

Son las marcas formadas sobre la piel al gesticular y que se concentran principalmente alrededor de los ojos y la boca. Este tipo de arrugas, como las situadas en el entrecejo, la frente o la zona del contorno de ojos, están causadas por contracción muscular.

Arrugas estáticas

Son aquellas que no se modifican durante la gesticulación del rostro, generándose por la inserción natural de varios grupos musculares en la piel.

La acción del botox se produce exclusivamente sobre las arrugas dinámicas o marcas de expresión, relajando la musculatura para provocar su disminución e incluso su desaparición.

Botox hombre

Los tratamientos con toxina botulínica no son exclusivos para mujeres, pero su uso ha estado marcado principalmente por el sector femenino de la población debido a su connotación estética.

Sin embargo, aunque la mayoría de los pacientes que se someten a un tratamiento con toxina botulínica continúan siendo mayoritariamente mujeres, cada vez son más los hombres que recurren a este tipo de procedimiento estético para suavizar las arrugas y mejorar el aspecto de su mirada.

El efecto preventivo y la eficacia antiarrugas animan cada vez a más hombres a comenzar este tipo de tratamiento y cuidar su imagen, sintiéndose cada vez más cómodos al disfrutar de una mirada más descansada de forma natural.

La técnica de aplicación de botox es diferente en hombres que en mujeres, ya que la musculatura facial masculina acostumbra a ser más potente que la de las mujeres.

No obstante, la dermatología cosmética masculina busca resultados diferentes. Las zonas de aplicación de botox más demandadas por los hombres son el entrecejo y la frente, buscando resultados más discretos y manteniendo ciertas líneas de expresión.

Imagen Botox 2

Estudio personalizado para cada paciente.

Frecuencia de aplicación del botox

El efecto de la toxina botulínica aplicada en medicina estética ronda los 4 a 6 meses, por lo que su aplicación en esos intervalos temporales ofrece resultados eficientes en cuanto a mejora y prevención de la aparición de nuevas arrugas gracias al potencial educador de esta neurotoxina sobre el músculo.

Independientemente, el tratamiento con toxina botulínica es totalmente personalizado, por lo que las aplicaciones dependerán de la fisionomía de cada paciente y sus rasgos gestuales.

Botox efectos secundarios a largo plazo

XXXXX

Estudio personalizado

Si te interesa someterte a un tratamiento con Botox en Madrid, en la Clínica Ana Herráiz te ofrecemos un estudio personalizado de tu caso y la aplicación de una terapia estética adecuada a tus características faciales.

Contacta con nosotros y te informaremos sobre las opciones médico-estéticas que mejor se adaptan a ti.

¿Tienes alguna duda?
Si quieres reservar una cita o tienes cualquier duda contacta con nosotros

Sano por dentro y sano por fuera