Botox en labios, ¡cuidado, no comentas este error!

¿Botox en labios? ¡Cuidado!

Quizá has podido confundir el tratamiento de botox en labios con el de ácido hialurónico. Si estás pensando ponerte bótox en los labios ya te adelantamos que es una pésima idea. Si lo que quieres es aumentar el volumen de los labios, existen sustancias de relleno adecuadas para esa sección del rostro, pero el bótox no es una de ellas.

En Clínica Ana Herráiz te contamos por qué no debes aplicarte toxina botulínica en los labios y qué tipo de tratamientos están indicados para el relleno labial.

Botox en labios imagen mujer
Botox en labios imagen mujer. Cuidado de posible confusión con ácido hialurónico

Botox, un simple nombre comercial

De entrada debes saber que “bótox” es un nombre comercial. En realidad el principio activo es la Toxina Botulínica Tipo A (TBA) y Botox® es la marca. Algo similar a la Aspirina®, que es ácido acetilsalicílico o los Kleenex®, que son pañuelos de papel.
Aunque actualmente la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios reconoce un total de 3 marcas comerciales de TBA para su uso estético, en realidad Botox® fue la primera marca que comercializó la toxina botulínica, por lo que su nombre ha quedado como referencia en el mercado de la medicina estética.

¿Puedo aplicar bótox en labios?

La respuesta es categóricamente no. A priori, la función del bótox no es el aumento de labios, por lo que su aplicación puede constituir un procedimiento peligroso.
De hecho, la aplicación del bótox está indicada para el tercio superior de la cara, es decir: frente, zona periorbital (las conocidas patas de gallo) y entrecejo, donde los movimientos musculares suelen marcar las arrugas.

Labios “código de barras”

El código de barras es la expresión utilizada de forma coloquial para designar las arrugas verticales de aparición en la zona superior del labio a partir de los 40 años o, de forma especial, en personas con un hábito de tabaquismo muy marcado.

Según el grado de profundidad de estas arrugas y la movilidad del músculo orbicular de la boca, existen diferentes opciones de tratamiento, pero el bótox no es uno de ellos. Ahora bien, esto requiere un matiz:

Aunque el bótox en labios está desaconsejado y el tratamiento más habitual para reducir el famoso “código de barras” son las infiltraciones con ácido hialurónico de baja cohesividad, las particularidades de la zona impiden su permanencia habitual, siendo reabsorbido a una velocidad mayor.

Es por ello que, en muchas ocasiones, los tratamientos de las arrugas sobre el labio superior con ácido hialurónico se combinan con tratamientos con mesobotox de forma complementaria.

Este tipo de aplicaciones consiste en microinfiltraciones de toxina botulínica en el músculo orbicular de los labios para reducir su acción y favorecer una mayor durabilidad del depósito posterior de ácido hialurónico.

Así que si te estás planteando poner bótox en labios, a excepción de los tratamientos complementarios del “código de barras” y la incidencia sobre las consecuencias del bruxismo, te recomendamos que recurras a otro tipo de tratamiento más seguro e indicado para alcanzar tus objetivos estéticos.

¿Cómo aumentar el volumen de labios?

La medicina estética ha avanzado a pasos de gigante y cada vez ha especializado en mayor medida los tratamientos indicados para la corrección necesaria en cada zona.

Por eso, si te habías planteado un tratamiento de bótox en labios para aumentar el volumen labial, el procedimiento indicado radica en otro tipo de sustancias inyectables especialmente elaboradas para proyectar los labios, equilibrar la sonrisa o corregir leves asimetrías labiales. Este tipo de sustancias están especialmente formuladas con el objetivo de rellenar, pudiendo incluir otro tipo de capacidades en función del tipo de producto y son de tipo permanente o reabsorbibles.

Las sustancias de relleno de tipo permanente, como la silicona, apenas tienen aplicación en el ámbito de la medicina estética. No es así el caso de las sustancias de relleno reabsorbibles, que terminan por degradarse en el organismo con el paso del tiempo y pueden volver a ser aplicadas para mantener los efectos deseados.

Es el caso del ácido hialurónico, ya presente de forma natural en nuestro propio organismo.

Relleno labial con ácido hialurónico

El ácido hialurónico es un polisacárido que, además de aportar volumen en la zona donde se aplica, posee propiedades altamente hidratantes.

Este tipo de sustancia es la que acostumbra a utilizarse para aumentar el volumen o el grosor de los labios y que no produce los mismos efectos ni conlleva los riesgos inherentes a los tratamientos de bótox en labios.

Los riesgos de aplicar bótox en labios

Los efectos de la Toxina Botulínica en el organismo funcionan básicamente mediante una acción de parálisis muscular. El uso estético de esta toxina está indicado sobre ciertos músculos faciales que, al contraerse, generan arrugas dinámicas o las conocidas marcas de expresión, pero desde luego su aplicación no es la del demandado bótox en labios.

La Toxina Botulínica de Tipo A funciona mediante el bloqueo de la musculatura responsable de la ruptura epidérmica causada por movimientos repetitivos, de manera que no solo reduce las arrugas en el tercio superior del rostro sino que previene la aparición de nuevas marcas de expresión.

Es precisamente esa naturaleza paralizante la que la desaconseja para ser usada en los dos tercios inferiores del rostro, a excepción de los tratamientos en la articulación témporo-mandibular realizados con el fin de limitar el daño causado por el bruxismo.

Esta proteína purificada paraliza la zona muscular donde ha sido aplicada durante el tiempo que duren sus efectos, que pueden alcanzar los 6 meses, sin ningún tipo de acción efectiva como correctora o voluminizadora labial.

Es decir, aplicar bótox en labios solo va a producir, como mal menor, el antiestético y artificial efecto, enormemente incómodo, de entumecer los labios durante meses, pero en ningún caso aportará relleno a los mismos ni corregirá ningún tipo de asimetría.

Por lo tanto, esta famosa toxina está totalmente contraindicada no solo para su uso como potenciadora de volumen labial sino, de forma específica, en el tercio inferior del rostro a excepción del tratamiento contra los efectos del bruxismo.

La demonización del bótox

Es precisamente por el uso indebido del bótox en labios que se ha producido un efecto de rechazo hacia los tratamientos realizados con la toxina botulínica. Este rechazo atiende a resultados nefastos y, en algunos casos, graves, de la aplicación incorrecta de bótox en labios con el fin de obtener un mayor volumen y la corrección de asimetrías labiales o marcas como el “Código de Barras”.

Sin embargo, la toxina botulínica es un producto seguro con más de 20 años de comercialización que se utiliza con gran éxito en especialidades médicas como la oftalmología y la neurología, además de en tratamientos médico-estéticos orientados a reducir las arrugas de expresión del rostro en su tercio superior, como la zona de la frente, el entrecejo o el contorno de ojos.

La toxina botulínica, o bótox, es una sustancia aplicada a través de microinyecciones a nivel muscular, con el fin de relajar y reducir la contracción del músculo, evitando la aparición de arrugas en las zonas mencionadas.

Además de su potencial para eliminar las antiestéticas patas de gallo o los surcos causados por el ceño fruncido, el tratamiento con toxina botulínica está considerado como una terapia preventiva en medicina estética.

Aunque su efecto es limitado, ya que la acción sobre la musculatura para evitar su movimiento puede prolongarse durante 4 o 6 meses, evita la formación de las arrugas y permite la durabilidad de su incidencia sobre las mismas mediante tratamientos de mantenimiento que aportarán un mejor aspecto a la piel.

En Clínica Ana Herráiz conocemos a fondo toda la información con respecto a la toxina botulínica, por lo que no recomendamos el relleno de bótox en labios. En nuestro centro, los tratamientos médico-estéticos son procedimientos realizados por un médico-estético titulado y homologado que estudia personalizadamente cada caso para recomendarle a cada paciente la terapia más adecuada a su problema.

Cómo aplicar relleno en labios

El mundo de la medicina estética está, más que nunca, en boca de todos. Términos como “rellenos dérmicos”, “vitaminas faciales”, “ácido hialurónico” o el propio “bótox” son metidos de forma incorrecta en el mismo saco debido, en parte, a la desinformación y a un tratamiento de datos erróneamente popularizado.

Es por esto que surgen usos indebidos y confusión en la aplicación de las distintas sustancias, como el bótox en labios. Es muy habitual pensar que las sustancias de relleno son lo mismo que la toxina botulínica.

Existen productos específicos para aplicar relleno en los labios, como es el caso del ácido hialurónico, que además de aumentar el volumen labial ayuda a hidratar la zona de forma inmediata, sin necesidad de períodos de cadencia para ver los resultados, ya que su acción es inmediata.

 

Botox en labios hombre
Botox en labios hombre. Cuidado de confundir el botox con el ácido hialurónico

 

Ácido hialurónico, recupera el volumen perdido

El relleno de labios con ácido hialurónico es el tratamiento más indicado para añadir volumen a tus labios. Pero la aplicación de este procedimiento no está limitada a la recuperación de la carnosidad de tus labios, sino que gracias al ácido hialurónico se pueden corregir pequeñas imperfecciones.

En Clínica Ana Herráiz somos especialistas en medicina estética y te ofrecemos un tratamiento más completo que va más allá del aumento de labios con ácido hialurónico.

Corrige las asimetrías de la boca, sube las comisuras de los labios para una sonrisa más marcada, elimina el antiestético código de barras, perfila tus labios, rejuvenece la zona peribucal, marca el arco de cupido (curvatura del labio superior) o disminuye la sonrisa gingival.

Mediante un tratamiento mínimamente invasivo de apenas 15 minutos de duración, se realiza una inyección de ácido hialurónico en labios para obtener todos estos beneficios, además de recuperar el volumen perdido y rellenar las arrugas estáticas en zonas como ojeras, pómulos, labios, surcos nasogenianos, zona peribucal, líneas de marioneta, código de barras, mentón y cuello.

El resultado de los tratamientos con ácido hialurónico es inmediato y muy duradero, obteniendo efectos visibles en cuanto a hidratación, volumen y modelaje de contornos desde la primera sesión.

La importancia del cómo y del qué

En medicina estética, al igual que en otras muchas especialidades, no solo se trata de saber qué tipo de sustancia aplicar en cada momento, sino de cómo hacerlo correctamente para obtener los resultados deseados por cada paciente.

Una práctica correcta de los tratamientos de medicina estética es definir las cantidades a inyectar y delimitar correctamente su zona de aplicación, atesorando conocimientos suficientes para saber cómo hacerlo y devolver al rostro su juventud estética y natural.

Por eso en Clínica Ana Herráiz apostamos por esos tratamientos que no se notan. Intervenciones estéticas en la que la diferencia entre el antes y el después se aleja de lo artificial con retoques naturales y graduales que mantengan la expresividad y realcen el potencial estético de cada persona.

 

0 comentarios

  1. Qué bueno, muchas veces confundimos los tratamientos y como dices, este error puede salir muy caro. Gracias por la aclaración

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *